LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Sentir ansiedad de modo ocasional es una parte normal de la vida. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad con frecuencia tienen preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes sobre situaciones diarias. Con frecuencia, en los trastornos de ansiedad se dan episodios repetidos de sentimientos repentinos de ansiedad intensa y miedo o terror que alcanzan un máximo en una cuestión de minutos (ataques de pánico).

Estos sentimientos de ansiedad y pánico interfieren con las actividades diarias, son difíciles de controlar, son desproporcionados en comparación con el peligro real y pueden durar un largo tiempo. Con el propósito de prevenir estos sentimientos, puede suceder que evites ciertos lugares o situaciones. Los síntomas pueden empezar en la infancia o la adolescencia y continuar hasta la edad adulta.

Los SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA ANSIEDAD más comunes incluyen los siguientes:

Sensación de nerviosismo, agitación o tensión

Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe

Aumento del ritmo cardíaco

Respiración acelerada (hiperventilación)

Sudoración

Temblores

Sensación de debilidad o cansancio

Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual

Tener problemas para conciliar el sueño

Padecer problemas gastrointestinales (GI)

Tener dificultades para controlar las preocupaciones

Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad

Existen varios TIPOS DE TRASTORNOS DE ANSIEDAD:

La AGORAFOBIA es un tipo de trastorno de ansiedad en el que temes a lugares y situaciones que pueden causarte pánico o hacerte sentir atrapado, indefenso o avergonzado y a menudo intentas evitarlos.

El TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA se caracteriza por una ansiedad y una preocupación persistentes y excesivas por actividades o eventos, incluso asuntos comunes de rutina. La preocupación es desproporcionada con respecto a la situación actual, es difícil de controlar y afecta la forma en que te sientes físicamente. A menudo sucede junto con otros trastornos de ansiedad o con la depresión.

El TRASTORNO DE PÁNICO implica episodios repetidos de sensaciones repentinas de ansiedad y miedo o terror intensos que alcanzan un nivel máximo en minutos (ataques de pánico). Puedes tener sensaciones de una catástrofe inminente, dificultad para respirar, dolor en el pecho o latidos rápidos, fuertes o como aleteos (palpitaciones cardíacas). Estos ataques de pánico pueden provocar que a la persona le preocupe que sucedan de nuevo o que evite situaciones en las que han sucedido.

El TRASTORNO DE ANSIEDAD SOCIAL (fobia social) implica altos niveles de ansiedad, miedo o rechazo a situaciones sociales debido a sentimientos de vergüenza, inseguridad y preocupación por ser juzgado o percibido de manera negativa por otras personas.

Las FOBIAS ESPECÍFICAS se caracterizan por una notable ansiedad cuando la persona se ve expuesta a un objeto o situación específicos, y un deseo por evitarlos. En algunas personas, las fobias provocan ataques de pánico.

El TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC) se caracteriza por la presencia de obsesiones que causan malestar y conductas compulsivas que tratan de neutralizar dicho malestar.

El TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO se caracteriza por la reexperimentación de acontecimientos traumáticos, síntomas debidos a la activación y comportamiento de evitación de los estímulos relacionados con el trauma.

El TRASTORNO POR ESTRÉS AGUDO, presenta síntomas de activación y evitación que aparecen inmediatamente después de un acontecimiento altamente traumático.

El TRASTORNO DE ANSIEDAD INDUCIDO POR SUSTANCIAS se caracteriza por síntomas de ansiedad o pánico intensos que son el resultado directo del uso indebido de drogas, como tomar medicamentos, estar expuesto a una sustancia tóxica o tener abstinencia a causa de las drogas.

El TRASTORNO DE ANSIEDAD DEBIDO A UNA ENFERMEDAD MÉDICA incluye síntomas de ansiedad o pánico intensos que son directamente causados por un problema de salud físico.

El TRASTORNO DE ANSIEDAD NO ESPECIFICADO es un término para la ansiedad y las fobias que no cumplen con los criterios exactos para algún otro trastorno de ansiedad pero que son lo suficientemente relevantes para ser alarmantes y perturbadores.

ANSIEDAD Y EVITACIÓN
La conducta evitativa es habitual en las personas con trastornos de ansiedad. Las personas ansiosas tratan de evitar situaciones que les producen reacciones fisiológicas incómodas y pensamientos y emociones dolorosos. Dedican gran cantidad de energía mental a mantener ciertos contenidos fuera de su conciencia. Cuando alguno de estos pensamientos, emociones y/o impulsos se acercan a su conciencia, la persona se pone ansiosa, entonces el sistema de lucha-huida se activa por miedo a que irrumpan en la conciencia.

La evitación experiencial ocurre cuando una persona no desea estar en contacto con experiencias determinadas (sensaciones corporales, emociones, pensamientos, recuerdos…) y entonces se implica activamente en alterar la frecuencia y la forma de esos eventos así como de las situaciones o contextos que lo ocasionan, provocando la supresión de emociones y pensamientos. Lo que ocurre es que este esfuerzo para evitar esas experiencias provocan el efecto contrario: las aumenta hasta llevar a la persona a sentirse más fuera de control (“LO QUE RESISTES, PERSISTE”). El alivio inmediato que uno siente, tanto al evitar situaciones externas como contenidos internos displacenteros, conduce a reforzar la situación de la que huye y provoca una tendencia a repetir conductas de escape que minimicen las sensaciones displacenteras. Estas personas tendrán muchas más probabilidades de desarrollar más miedo y más huida ante una ataque de pánico inesperado, que aquellos que aceptan mejor sus experiencias internas.

La supresión de pensamientos y sentimientos contribuye al desarrollo y el mantenimiento de los trastornos de ansiedad. Las reacciones a las experiencias internas como juzgarlas, identificarse o fusionarse con ellas, temerlas y/o evitarlas están asociadas a un incremento del malestar y de reacciones disfuncionales.

Lidia Viana Catalán. Psicóloga Col.núm 11.402. Tel: 676584027

Para más información o concertar una visita, no dudes en contactar!

Lidia Viana Catalán, psicóloga especialista en gestión emocional, personalidad y relaciones interpersonales.

Contacto
  • 676 584 027
  • lidiaviana.psicologia@gmail.com

Redes Sociales
Dirección
  • Calle Nil Fabra, 34-36,

  • 08012, Barcelona

Abrir chat